depresion-en-las-mujeres-–-helpguide.org

¿Te sientes vacío, triste, indefenso? Conozca los signos, síntomas y causas de la depresión femenina, y lo que puede hacer para recuperarse.

Comprender la depresión en las mujeres

La depresión puede afectar todas las áreas de la vida de una mujer, incluida su salud física, vida social, relaciones, carrera y sentido de autoestima, y ​​se complica por factores como las hormonas reproductivas , las presiones sociales y la respuesta femenina única al estrés. Sin embargo, es importante saber que no estás solo. Las mujeres tienen aproximadamente el doble de probabilidades que los hombres de sufrir depresión, pero la depresión es tratable y hay muchas cosas que puede hacer para sentirse mejor

Por supuesto, la captura – 22 de depresión es que sentirse mejor requiere acción, pero tomar medidas cuando estás deprimido es difícil. Sin embargo, si bien es posible que no tenga mucha energía, es probable que tenga suficiente para dar una pequeña caminata alrededor de la cuadra o levantar el teléfono para llamar a un ser querido, por ejemplo, y eso puede ser un buen comienzo para mejorar su estado de ánimo y mejorar su panorama. También es importante conocer los factores que causan la depresión en las mujeres para que pueda enfrentar la afección de frente, tratar su depresión de manera más efectiva y ayudar a evitar que regrese.

Signos y síntomas de depresión en mujeres

Los síntomas de depresión en las mujeres varían de leves a severos (depresión mayor) y se distinguen por el impacto que tienen en su capacidad para funcionar. Los signos comunes de depresión incluyen:

  • Sentimientos de impotencia y desesperanza. Sientes que nada mejorará y que no hay nada que puedas hacer para mejorar tu situación.
  • Ya no te importan los pasatiempos, pasatiempos y actividades sociales que solías disfrutar.
  • Los cambios de apetito a menudo conducen a una pérdida o aumento de peso significativo.
  • Cambios en su patrón de sueño.
  • Sentirse enojado, agitado, inquieto.
  • Sentirse fatigado, lento y agotado de energía.
  • Problemas para concentrarse, tomar decisiones o recordar cosas
  • Aumento de dolores y molestias, incluidos dolores de cabeza, calambres, sensibilidad en los senos o hinchazón.
  • Pensamientos suicidas.

Las mujeres también tienden a experimentar ciertos síntomas de depresión con más frecuencia que los hombres. Éstos incluyen:

  • Depresión en los meses de invierno ( trastorno afectivo estacional ) debido a niveles más bajos de luz solar.
  • Síntomas de depresión atípica , donde en lugar de dormir menos, comer menos y perder peso, experimenta lo contrario: dormir en exceso, comer más (especialmente carbohidratos refinados ), y aumentando de peso.
  • Fuertes sentimientos de culpa e inutilidad . Se critica duramente por las fallas y errores percibidos.

Causas de depresión en mujeres

Las mujeres reportan experimentar depresión a tasas mucho más altas que los hombres. Esta disparidad de género puede explicarse por una serie de factores sociales, biológicos y hormonales que son específicos de las mujeres.

Problemas premenstruales . Las fluctuaciones hormonales durante el ciclo menstrual pueden causar los síntomas familiares del síndrome premenstrual (PMS), como hinchazón, irritabilidad, fatiga y reactividad emocional. Para algunas mujeres, los síntomas son graves e incapacitantes y pueden justificar un diagnóstico de trastorno disfórico premenstrual (TDPM). El PMDD se caracteriza por depresión severa, irritabilidad y otras alteraciones del estado de ánimo que comienzan aproximadamente 10 a 14 días antes de su período y mejorando unos días después de su inicio.

Embarazo e infertilidad . Los muchos cambios hormonales que ocurren durante el embarazo pueden contribuir a la depresión, particularmente en mujeres que ya están en alto riesgo. Otros problemas relacionados con el embarazo, como el aborto espontáneo, el embarazo no deseado y la infertilidad también pueden desempeñar un papel en la depresión.

Depresión post-parto. No es raro que las nuevas madres experimenten la “tristeza del bebé”. Esta es una reacción normal que tiende a disminuir en unas pocas semanas. Sin embargo, algunas mujeres experimentan depresión severa y duradera. Esta condición se llama depresión posparto y se cree que es influenciado, al menos en parte, por fluctuaciones hormonales.

Menopausia y perimenopausia . Las mujeres pueden tener un mayor riesgo de depresión durante la perimenopausia, la etapa que conduce a la menopausia cuando las hormonas reproductivas fluctúan rápidamente. Las mujeres con antecedentes de depresión también tienen un mayor riesgo de depresión durante la menopausia.

La respuesta fisiológica femenina al estrés . Las mujeres producen más hormonas del estrés que los hombres, y la progesterona, la hormona sexual femenina, evita que el sistema de la hormona del estrés se apague como lo hace en los hombres. Esto puede hacer que las mujeres sean más susceptibles a desarrollar depresión provocada por el estrés.

Problemas de imagen corporal que aumentan en las niñas durante el desarrollo sexual de la pubertad pueden contribuir a la depresión en la adolescencia.

Problemas tiroideos. Dado que el hipotiroidismo puede causar depresión, este problema médico siempre debe ser descartado por un médico.

Efectos secundarios de la medicación de medicamentos anticonceptivos o terapia de reemplazo hormonal.

Problemas de salud. Las enfermedades crónicas, las lesiones o la discapacidad pueden conducir a la depresión en las mujeres, al igual que las dietas rápidas o dejar de fumar.

Otras causas comunes de depresión incluyen:

  • Soledad y aislamiento; falta de apoyo social.
  • Antecedentes familiares de depresión.
  • Trauma o abuso en la primera infancia.
  • Abuso de alcohol o drogas.
  • Problemas matrimoniales o de pareja; equilibrar las presiones de la carrera y la vida en el hogar.
  • Responsabilidades familiares tales como el cuidado de niños, cónyuge o padres mayores
  • Experimentar discriminación en el trabajo o no alcanzar objetivos importantes, perder o cambiar de trabajo, jubilarse o embarcarse en el servicio militar.
  • Problemas persistentes de dinero.
  • Muerte de un ser querido u otro evento estresante de la vida que te hace sentir inútil, indefenso, solo o profundamente triste.

Compensar las causas biológicas y hormonales de la depresión

Debido a que la biología y las fluctuaciones hormonales pueden desempeñar un papel tan importante en la depresión de una mujer, puede ser útil utilizar más estrategias de afrontamiento en los puntos hormonales bajos durante el mes. Intente llevar un registro de dónde se encuentra en su ciclo menstrual y cómo se siente, física y emocionalmente. De esta manera, podrá anticipar mejor cuando necesite compensar los niveles hormonales bajos y reducir o evitar los síntomas resultantes.

Es importante recordar que la depresión, en cualquier etapa de la vida y por cualquier motivo, es grave y debe tomarse en serio. El hecho de que le hayan dicho que sus síntomas son una parte “normal” de ser mujer no significa que tenga que sufrir en silencio. Hay muchas cosas que puede hacer para tratar su depresión y sentirse mejor.

Cómo sentirse mejor consejo 1: busque apoyo social

Women connecting smiling Puede hacer una gran mella en su depresión con simples pero poderosos pasos de autoayuda. Sentirse mejor requiere tiempo y esfuerzo cuando no tiene ganas de hacer un esfuerzo. Pero puede llegar allí si toma decisiones positivas para usted cada día y recurre al apoyo de los demás.

Obtener el apoyo de las personas que se preocupan por usted juega un papel esencial en la superación de la depresión. Por sí solo, puede ser difícil mantener una perspectiva saludable y mantener el esfuerzo requerido para vencer la depresión. Al mismo tiempo, la naturaleza misma de la depresión hace que sea difícil buscar ayuda. Cuando estás deprimido, la tendencia es retirarse y aislarse, mientras que un estado de ánimo irritable provocado por la depresión puede hacer que te arrepientas de situaciones que normalmente no te molestarían, alejándote aún más de los demás.

Pide la ayuda y el apoyo que necesitas y comparte lo que estás pasando con las personas que amas y en las que confías. Es posible que haya descuidado sus relaciones más preciadas, pero pueden ayudarlo a superar este momento difícil. Si no siente que tiene a alguien en quien confiar, puede encontrar ayuda para construye nuevas amistades , incluso si eres tímido o introvertido.

Cómo buscar ayuda

Busque el apoyo de personas que lo hagan sentir seguro y cuidado. La persona con la que hables no tiene que poder repararte; solo necesitan ser un buen oyente, alguien que escuche con atención y compasión sin distraerse o juzgarlo

Haga que el tiempo de cara sea una prioridad. Las llamadas telefónicas, las redes sociales y los mensajes de texto son excelentes maneras de mantenerse en contacto, pero no reemplazan el tiempo de buena calidad en persona. El simple acto de hablar con alguien cara a cara sobre cómo te sientes puede desempeñar un papel importante para aliviar la depresión y mantenerla alejada.

Trate de mantenerse al día con las actividades sociales, incluso si no tiene ganas. A menudo, cuando estás deprimido, se siente más cómodo retirarse a tu caparazón, pero estar cerca de otras personas te hará sentir menos deprimido.

Encuentra maneras de apoyar a otros. Es bueno recibir apoyo, pero la investigación muestra que usted obtiene un impulso de ánimo aún mayor al brindar apoyo. Por lo tanto, encuentre formas, tanto grandes como pequeñas, para ayudar a otros: voluntario , escucha a un amigo, haz algo bueno por alguien

Únase a un grupo de apoyo para la depresión. Estar con otras personas que padecen depresión puede ser de gran ayuda para reducir su sensación de aislamiento. También pueden alentarse mutuamente, dar y recibir consejos sobre cómo hacer frente y compartir sus experiencias.

Consejo 2: Apoye su salud

Para superar la depresión, debes hacer cosas que te relajen y te den energía. Esto incluye seguir un estilo de vida saludable, aprender a manejar mejor el estrés, establecer límites sobre lo que puede hacer y programar actividades divertidas para su día

Apunta por ocho horas de sueño. La depresión típicamente involucra problemas de sueño; si duermes muy poco o demasiado, tu estado de ánimo sufre. Pero puede obtener un mejor horario de sueño adoptando hábitos de sueño saludables.

Mantenga el estrés bajo control. No solo el estrés prolonga y empeora la depresión, sino que también puede desencadenarla. Averigua todas las cosas en tu vida que te estresan, como la sobrecarga de trabajo, los problemas de dinero o las relaciones sin apoyo, y encuentra formas de alivie la presión y recupere el control .

Practica técnicas de relajación. Una práctica de relajación diaria puede ayudar a aliviar los síntomas de la depresión, reducir el estrés y aumentar los sentimientos de alegría y bienestar. Pruebe yoga, respiración profunda, relajación muscular progresiva o meditación .

Cuidado de una mascota. Si bien nada puede reemplazar la conexión humana, las mascotas pueden traer alegría y compañía a tu vida y ayudarte a sentirte menos aislado. Cuidar a una mascota también puede sacarte de ti y darte la sensación de ser necesario, ambos poderosos antídotos contra la depresión.

Haz cosas que disfrutas (o solías) Si bien no puede obligarse a divertirse o experimentar placer, puede obligarse a hacer cosas, incluso cuando no lo desee. Elige un pasatiempo anterior o un deporte que te gustaba. Exprésate creativamente a través de la música, el arte o la escritura. Salir con amigos. Haga una excursión de un día a un museo, a las montañas o al estadio de béisbol.

Desarrolle una “caja de herramientas de bienestar” para tratar la depresión

Crea una lista de cosas que puedes hacer para mejorar tu estado de ánimo rápidamente. Cuantas más “herramientas” para hacer frente a la depresión, mejor. Pruebe e implemente algunas de estas ideas todos los días, incluso si se siente bien.

  1. Pase algo de tiempo en la naturaleza
  2. Enumere lo que le gusta de usted
  3. Lee un buen libro
  4. Mira una película o programa de televisión divertido
  5. Tome un baño largo y caliente
  6. Cuida algunas tareas pequeñas
  7. Juega con una mascota
  8. Hable con amigos o familiares cara a cara
  9. Escuchar música
  10. Haz algo espontáneo

Consejo 3: Levántate y muévete

Cuando estás deprimido, solo levantarte de la cama puede parecer una tarea desalentadora, ¡mucho menos hacer ejercicio! Pero el ejercicio es un poderoso luchador contra la depresión, y una de las herramientas más importantes en su arsenal de recuperación.

Los estudios demuestran que el ejercicio regular puede ser tan efectivo como la medicación antidepresiva al aumentar los niveles de energía y disminuir la sensación de fatiga. Ni siquiera tienes que ir al gimnasio. UNA 30: una caminata de un minuto cada día le dará un impulso muy necesario. Y si no puede administrar 30 minutos, tres 10 – minuto de ráfagas de movimiento durante todo el día son igual de eficaces.

El ejercicio es algo que puedes hacer ahora mismo para mejorar tu estado de ánimo

Tu fatiga mejorará si te quedas con ella. Comenzar a hacer ejercicio puede ser difícil cuando estás deprimido y te sientes agotado. Pero la investigación muestra que tus niveles de energía mejorarán si sigues con ella. El ejercicio te ayudará a sentirte energizado y menos fatigado, no más.

Encuentra ejercicios que sean continuos y rítmicos. Los mayores beneficios para la depresión provienen del ejercicio rítmico, como caminar, entrenamiento con pesas, natación, artes marciales o baile, donde mueve ambos tus brazos y piernas.

Agregue un elemento de atención plena, especialmente si su depresión está enraizada en un trauma no resuelto o alimentada por pensamientos obsesivos y negativos. Concéntrese en cómo se siente su cuerpo mientras se mueve, como la sensación de sus pies golpeando el suelo, o la sensación del viento en su piel, o el ritmo de su respiración.

Parejas con un compañero de ejercicio. No solo trabajar con otros te permite pasar tiempo socializando, sino que también puede ayudarte a mantenerte motivado. Intente unirse a un club de corredores, tomar una clase de aeróbicos o baile en el agua, buscar compañeros de tenis o inscribirse en una liga de fútbol o voleibol.

Saca a pasear a un perro. Si no tiene un perro, puede ofrecerse como voluntario para pasear perros sin hogar para un refugio de animales o un grupo de rescate. No solo te ayudarás a ti mismo, sino que también ayudarás a socializar y ejercitar a los perros, haciéndolos más adoptables.

Consejo 4: Coma una dieta saludable para combatir la depresión

Lo que comes tiene un impacto directo en la forma en que te sientes. Algunas mujeres encuentran que las modificaciones dietéticas, los suplementos nutricionales y los remedios herbales pueden ayudar a aliviar los síntomas de la depresión. Éstos incluyen:

Reducir el consumo de sal, grasas no saludables, cafeína, azúcar / carbohidratos refinados y alcohol puede ayudar a mejorar los síntomas de depresión.

No omitir comidas. Pasar demasiado tiempo entre comidas puede hacer que te sientas irritable y cansado, así que intenta comer algo al menos cada tres o cuatro horas.

Aumentando sus vitaminas B. Deficiencias en vitaminas B como el ácido fólico y B – 12 puede provocar depresión. Para aumentar su consumo, coma más cítricos, verduras de hoja verde, frijoles, pollo y huevos. Se ha demostrado que la vitamina B-6 junto con el calcio, el magnesio, la vitamina E y el triptófano benefician a las mujeres que padecen PMDD.

Comer alimentos con ácidos grasos Omega-3. Los ácidos grasos Omega-3 juegan un papel esencial en la estabilización del estado de ánimo. Las mejores fuentes son los pescados grasos como el salmón, el arenque, la caballa, las anchoas, las sardinas y el atún, o las opciones vegetarianas como las algas, las semillas de lino y las nueces.

Asegurándose de que está obteniendo suficiente hierro. Los niveles bajos de hierro pueden producir síntomas comunes de depresión como irritabilidad, fatiga y dificultad para concentrarse. Los alimentos ricos en hierro para agregar a su dieta incluyen carne roja, frijoles, verduras de hoja verde y frutas secas.

Agregar suplementos herbales puede ser útil. El aceite de onagra y la baya del árbol casto han resultado ser efectivos en el tratamiento del PMDD.

Consejo 5: Obtenga una dosis diaria de luz solar

Woman chin on hand La luz solar puede ayudar a aumentar los niveles de serotonina y mejorar su estado de ánimo. Apunte al menos por 15 minutos de luz solar al día. Quítese las gafas de sol (pero nunca mire directamente al sol) y use protector solar según sea necesario.

  • Dé un paseo en su almuerzo, tome su café afuera, disfrute de un fresco comida, observar a la gente en un banco del parque o dedicar tiempo a la jardinería
  • Duplique los beneficios de la luz solar haciendo ejercicio al aire libre. Intente caminar, caminar en un parque local o jugar golf o tenis con un amigo.
  • Aumente la cantidad de luz natural en su hogar y lugar de trabajo abriendo persianas y cortinas y sentándose cerca de las ventanas.
  • Si vive en algún lugar con poco sol de invierno, intente usar una caja de terapia de luz.

Tratando con la tristeza invernal

Las horas de luz diurna reducidas del invierno conducen a una forma de depresión conocida como afectivo estacional trastorno (SAD) . Las mujeres son diagnosticadas con SAD a cuatro veces la tasa de los hombres. SAD puede hacerte sentir como una persona completamente diferente a la persona que eres en el verano: desesperada, triste, tensa o estresada, sin interés en amigos o actividades que normalmente amas. Sin embargo, no importa lo mal que se sienta, hay muchas cosas que puede hacer para mantener su estado de ánimo estable durante todo el año.

Consejo 6: Desafía el pensamiento negativo

La depresión da un giro negativo a todo, incluida la forma en que te ves a ti mismo y tus expectativas para el futuro. Cuando este tipo de pensamientos lo abruman, es importante recordar que este es un síntoma de su depresión y que estas actitudes irracionales y pesimistas, conocidas como distorsiones cognitivas, no son realistas

Las mujeres también tienden a reflexionar cuando estamos deprimidas, tal vez pasando horas tratando de descubrir por qué nos sentimos así. Sin embargo, la rumia puede mantener la depresión o incluso empeorarla. No puedes salir de este marco mental pesimista simplemente diciéndote a ti mismo “pensar en positivo”. A menudo, es parte de un patrón de pensamiento de toda la vida que se ha vuelto tan automático que ni siquiera eres completamente consciente de ello.

Puede desarrollar una forma de pensar más equilibrada identificando el tipo de pensamientos negativos que contribuyen a su depresión y luego aprendiendo a reemplazarlos con una forma de pensar más equilibrada.

Formas negativas y poco realistas de pensar que alimentan la depresión

Pensamiento de todo o nada – Mirando las cosas en categorías de blanco y negro, sin término medio (“Si no llego a la perfección, soy un fracaso total”)

Sobregeneralización – Generalizando a partir de una sola experiencia negativa, esperando que sea verdad para siempre (“No puedo hacer nada bien”)

El filtro mental – Ignorando eventos positivos y enfocándose en lo negativo. Notando la única cosa que salió mal, en lugar de todas las cosas que salieron bien.

Disminución de lo positivo – Proponiendo razones por las cuales los eventos positivos no cuentan (“Dijo que la pasó bien en nuestra cita, pero creo que solo estaba siendo amable”)

Saltando a conclusiones – Hacer interpretaciones negativas sin evidencia real. Actúas como un lector mental (“Debe pensar que soy patético”) o un adivino (“Estaré atrapado en este trabajo sin salida para siempre”)

Razonamiento emocional – Creer que la forma en que te sientes refleja la realidad (“Me siento como un perdedor. ¡Realmente no soy bueno!”)

‘Debería’ y ‘no debería’ – Mantenerse en una lista estricta de lo que debe y no debe hacer, y golpearse si no cumple con sus reglas.

Etiquetado – Clasificándose en base a errores y defectos percibidos (“Soy un fracaso; un idiota; un perdedor”)

Desafía tu pensamiento negativo

Una vez que identifique los patrones de pensamiento destructivos que contribuyen a su depresión, puede comenzar a desafiarlos con preguntas como:

  • “¿Cuál es la evidencia de que este pensamiento es cierto? ¿No es verdad?”
  • “¿Qué le diría a un amigo que tuvo este pensamiento?”
  • “¿Hay otra forma de ver la situación o una explicación alternativa?”
  • “¿Cómo podría ver esta situación si no tuviera depresión?”

Al reexaminar sus pensamientos negativos, puede sorprenderse de lo rápido que se desmoronan. Por ejemplo, el pensamiento negativo: “Mi jefe me odia. Me dio este informe difícil de completar “, podría reemplazarse con:” Mi jefe debe tener mucha fe en mí para darme tanta responsabilidad “. En el proceso de desafiar los pensamientos negativos, desarrollarás una perspectiva más equilibrada y ayuda a aliviar tu depresión.

Obtenga ayuda profesional si es necesario

Si no se beneficia lo suficiente de los tratamientos de autoayuda, busque ayuda de un profesional de la salud mental. Mientras que las mujeres que sufren de depresión responden a los mismos tipos de tratamiento que los hombres, los aspectos específicos del tratamiento a menudo se modifican para las mujeres. También es más probable que las mujeres requieran tratamiento simultáneo para otras afecciones, como ansiedad o trastornos alimentarios.

Terapia. La terapia de conversación es un tratamiento extremadamente eficaz para la depresión. Puede proporcionarle las habilidades y el conocimiento para aliviar los síntomas de la depresión y ayudar a prevenir que la depresión regrese. Una de las cosas más importantes a considerar al elegir un terapeuta es su conexión con esta persona. El terapeuta adecuado será un socio solidario y solidario en su tratamiento y recuperación de la depresión.

Medicación. La medicación antidepresiva puede ayudar a aliviar algunos síntomas de depresión en las mujeres, pero no curará el problema subyacente. Debido a las diferencias biológicas femeninas, las mujeres generalmente comienzan con dosis más bajas de antidepresivos que los hombres. Las mujeres también tienen más probabilidades de experimentar efectos secundarios, por lo que cualquier uso de medicamentos debe ser monitoreado de cerca. No confíe en un médico que no esté capacitado en salud mental para recibir orientación sobre medicamentos, y recuerde que los medicamentos también funcionan mejor cuando realiza cambios saludables en su estilo de vida.

Autores: Melinda Smith, MA, Lawrence Robinson y Jaelline Jaffe, Ph.D. Última actualización: junio 2019.