manejo-de-la-ira-–-helpguide.org

¿Tu temperamento está secuestrando tu vida? Estos consejos y técnicas pueden ayudarlo a controlar la ira y expresar sus sentimientos de manera más saludable.

Comprender la ira

La ira es una emoción normal y saludable, ni buena ni mala. Como cualquier emoción, transmite un mensaje, diciéndole que una situación es molesta, injusta o amenazante. Sin embargo, si su reacción de rodillas al enojo es explotar, ese mensaje nunca tiene la oportunidad de ser transmitido. Entonces, aunque es perfectamente normal sentirse enojado cuando te han maltratado o maltratado, el enojo se convierte en un problema cuando lo expresas de una manera que te perjudica a ti mismo o a los demás

Puede pensar que desahogar su ira es saludable, que las personas que lo rodean son demasiado sensibles, que su ira está justificada o que necesita mostrar su furia para obtener respeto. Pero la verdad es que es mucho más probable que la ira tenga un impacto negativo en la forma en que la gente lo ve, menoscabe su juicio y se interponga en el camino del éxito

Efectos de la ira

La ira crónica que estalla todo el tiempo o se sale de control puede tener serias consecuencias para su:

  • Salud física. Operar constantemente a altos niveles de estrés y enojo lo hace más susceptible a enfermedades cardíacas, diabetes, un sistema inmunitario debilitado, insomnio y Alta presión sanguínea.
  • Salud mental. La ira crónica consume grandes cantidades de energía mental, y nubla tu pensamiento, haciendo que sea más difícil concentrarte o disfrutar de la vida. También puede provocar estrés, depresión y otros problemas de salud mental.
  • Carrera. La crítica constructiva, las diferencias creativas y el acalorado debate pueden ser saludables. Pero atacar solo aliena a sus colegas, supervisores o clientes y erosiona su respeto.
  • Relaciones . La ira puede causar cicatrices duraderas en las personas que más amas y obstaculizar las amistades y las relaciones laborales. La ira explosiva hace que sea difícil para los demás confiar en usted, hablar honestamente o sentirse cómodos, y es especialmente perjudicial para los niños.

Si tiene mal genio, puede sentir que está fuera de sus manos y hay poco que puedas hacer para domar a la bestia. Pero tienes más control sobre tu ira de lo que piensas. Con una idea de las razones reales de su enojo y estas herramientas de manejo del enojo, puede aprender a expresar sus emociones sin lastimar a los demás y evitar que su temperamento secuestre su vida .

Mitos y hechos sobre la ira
Mito: No debería “contener” mi ira. Es saludable desahogarse y dejarlo salir

Hecho: Si bien es cierto que reprimir e ignorar la ira no es saludable, desahogarse no es mejor. La ira no es algo que hay que “soltar” de forma agresiva para evitar estallar. De hecho, los estallidos y las diatribas solo alimentan el fuego y refuerzan su problema de ira.

Mito: La ira, la agresión y la intimidación me ayudan a ganar respeto y obtener lo que quiero.

Hecho: El respeto no viene de intimidar a otros. Las personas pueden tener miedo de ti, pero no te respetarán si no puedes controlarte o manejar puntos de vista opuestos. Otros estarán más dispuestos a escucharte y satisfacer tus necesidades si te comunicas de manera respetuosa.

Mito: no puedo evitarlo La ira no es algo que puedas controlar.

Hecho: No siempre puedes controlar la situación en la que te encuentras o cómo te hace sentir, pero puedes controlar cómo expresas tu ira. Y puedes comunicar tus sentimientos sin ser verbal o físicamente abusivo. Incluso si alguien está presionando sus botones, siempre tiene la opción de responder.

Cómo ira la gerencia puede ayudarlo

Muchas personas piensan que el manejo de la ira se trata de aprender a reprimirla. Pero nunca enojarse no es un objetivo saludable. La ira saldrá independientemente de cuán duro intentes aplastarla. El verdadero objetivo del manejo de la ira no es suprimir los sentimientos de ira, sino comprender el mensaje detrás de la emoción y expresarlo de manera saludable sin perder el control. Cuando lo haga, no solo se sentirá mejor, sino que también será más probable que satisfaga sus necesidades, pueda manejar mejor los conflictos en su vida y fortalezca sus relaciones.

Dominar el arte del manejo de la ira requiere trabajo, pero cuanto más practiques, más fácil será. Y la recompensa es enorme. Aprender a controlar su ira y expresarla adecuadamente lo ayudará a construir mejores relaciones, alcanzar sus objetivos y llevar una vida más saludable y satisfactoria.

Consejo 1: Explora lo que realmente está detrás de tu ira

¿Alguna vez has tenido una discusión sobre algo tonto? Las grandes peleas a menudo suceden por algo pequeño, como un plato dejado fuera o llegar diez minutos tarde. Pero generalmente hay un problema mayor detrás de esto. Si encuentra que su irritación y enojo aumentan rápidamente, pregúntese: “¿Por qué estoy realmente enojado?”. Identificar la verdadera fuente de frustración lo ayudará a comunicar mejor su enojo, tomar medidas constructivas y trabajar hacia una resolución.

¿Tu ira enmascara otros sentimientos como la vergüenza, la inseguridad, el dolor, la vergüenza o la vulnerabilidad? Si su respuesta instintiva en muchas situaciones es enojo, es probable que su temperamento esté encubriendo sus verdaderos sentimientos. Esto es especialmente probable si creciste en una familia donde se desaconsejaba expresar sentimientos. Como adulto, puede ser difícil reconocer otros sentimientos además de la ira.

La ira también puede enmascarar la ansiedad . Cuando percibe una amenaza, real o imaginaria, su cuerpo activa la respuesta de “lucha o huida”. En el caso de la respuesta de “lucha”, a menudo puede manifestarse como ira o agresión. Para cambiar su respuesta, debe averiguar qué le está causando ansiedad o miedo.

Los problemas de ira pueden derivarse de lo que aprendiste de niño Si observabas a otros en tu familia gritar, golpearse o arrojar cosas, podrías pensar que así es como se supone que se expresa la ira.

La ira puede ser un síntoma de otro problema de salud subyacente , como depresión, trauma o Estrés crónico.

Indicios de que hay más en tu ira de lo que parece

Le resulta difícil comprometerse. ¿Es difícil para usted entender los puntos de vista de otras personas, y aún más difícil conceder un punto? Si creció en una familia donde la ira estaba fuera de control, puede recordar cómo la persona enojada se salió con la suya al ser más ruidosa y más exigente. Comprometer puede generar sentimientos de miedo de fracaso y vulnerabilidad.

Usted ve diferentes opiniones como un desafío personal. ¿Crees que tu camino siempre es correcto y te enojas cuando otros no están de acuerdo? Si tiene una fuerte necesidad de tener el control o un ego frágil, puede interpretar otras perspectivas como un desafío a su autoridad, en lugar de simplemente una forma diferente de ver las cosas.

Tiene problemas para expresar otras emociones además de la ira. ¿Te enorgulleces de ser fuerte y tener el control? ¿Sientes que las emociones como el miedo, la culpa o la vergüenza no se aplican a ti? Todos tienen esas emociones, por lo que puede estar usando la ira como una tapadera para ellas. Si se siente incómodo con diferentes emociones, desconectado o atrapado en una respuesta de una nota enojada a las situaciones, es importante volver a ponerse en contacto con sus sentimientos. HelpGuide’s gratis Kit de herramientas de inteligencia emocional poder ayudar.

Consejo 2: Tenga en cuenta sus signos de advertencia de ira

Si bien puede sentir que explota en ira sin previo aviso, de hecho, hay señales de advertencia físicas en su cuerpo. Conocer sus propios signos personales de que su temperamento está empezando a hervir le permite tomar medidas para controlar su ira antes de que se salga de control.

Presta atención a cómo se siente la ira en tu cuerpo

  • Nudos en el estómago
  • Apretar las manos o la mandíbula
  • Sentirse pegajoso o sonrojado
  • Respirar más rápido
  • Dolores de cabeza
  • Paseos o necesidad de caminar
  • “Viendo rojo”
  • Tener problemas para concentrarse
  • El corazón palpitante
  • Tensar los hombros

Consejo 3: Identifique sus desencadenantes

Los eventos estresantes no disculpan la ira, pero comprender cómo te afectan estos eventos puede ayudarte a tomar el control de tu entorno y evitar agravaciones innecesarias. Mire su rutina habitual e intente identificar actividades, momentos del día, personas, lugares o situaciones que desencadenen sentimientos de irritación o enojo.

Tal vez te metes en una pelea cada vez que sales a tomar algo con un cierto grupo de amigos. O tal vez el tráfico en tu viaje diario te vuelve loco. Cuando identifique sus factores desencadenantes, piense en formas de evitarlos o vea las situaciones de manera diferente para que no le hierva la sangre.

Patrones de pensamiento negativo que pueden desencadenar ira

Puede pensar que los factores externos (las acciones insensibles de otras personas, por ejemplo, o situaciones frustrantes) están causando su enojo. Pero los problemas de ira tienen menos que ver con lo que te sucede que con cómo interpretas y piensas sobre lo que sucedió. Los patrones comunes de pensamiento negativo que desencadenan y alimentan la ira incluyen:

  • Sobregeneralización . Por ejemplo, “SIEMPRE me interrumpes. NUNCA consideras mis necesidades. TODOS me faltan al respeto. NUNCA obtengo el crédito que merezco. ”
  • Obsesionarse con los “deberes” y los “mostos”. Tener una visión rígida de la forma en que una situación debe o debe ir y enojarse cuando la realidad no se alinea con esta visión.
  • Lectura de la mente y llegar a conclusiones . Asumiendo que usted “sabe” lo que otra persona está pensando o sintiendo, que intencionalmente lo molestó, ignoró sus deseos o le faltó el respeto.
  • Recolección de pajitas . Buscando cosas por las que enojarse, generalmente mientras se pasa por alto o se pasa algo positivo. Permitir que estas pequeñas irritaciones se acumulen y desarrollen hasta llegar al “colmo” y explotar, a menudo sobre algo relativamente menor.
  • Culpar . Cuando sucede algo malo o algo sale mal, siempre es culpa de otra persona. Te dices a ti mismo, “la vida no es justa”, o culpas a otros por tus problemas en lugar de responsabilizarte de tu propia vida.

Cuando identifica los patrones de pensamiento que alimentan su ira, puede aprender a replantear cómo Piensas en las cosas. Pregúntese: ¿Cuál es la evidencia de que el pensamiento es verdadero? ¿Que no es verdad? ¿Existe una forma más positiva y realista de ver una situación? ¿Qué le diría a un amigo que estaba pensando en estas cosas?

Consejo 4: Aprenda formas de enfriarse rápidamente

Una vez que sepa cómo reconocer las señales de advertencia de que su temperamento está aumentando y anticipe sus desencadenantes, puede actuar rápidamente para lidiar con su ira antes de que se descontrole. Existen muchas técnicas que pueden ayudarlo a calmarse y controlar su ira.

Concéntrese en las sensaciones físicas de ira . Si bien puede parecer contradictorio, sintonizar la forma en que se siente su cuerpo cuando está enojado a menudo disminuye la intensidad emocional de su enojo.

Respira hondo . La respiración profunda y lenta ayuda a contrarrestar el aumento de la tensión. La clave es respirar profundamente desde el abdomen y obtener la mayor cantidad de aire fresco posible en los pulmones.

Muévanse Una caminata rápida alrededor de la cuadra es una gran idea. La actividad física libera energía acumulada para que pueda abordar la situación con una cabeza más fría.

Usa tus sentidos Puede usar la vista, el olfato, el oído, el tacto y el gusto para alivia rápidamente el estrés y enfría. Puede intentar escuchar su pieza musical favorita, mirar una foto atesorada, saborear una taza de té o acariciar a una mascota.

Estirar o masajear áreas de tensión . Ruede los hombros si los está tensando, por ejemplo, o masajee suavemente el cuello y el cuero cabelludo.

Cuente lentamente hasta diez . Concéntrese en contar para que su mente racional se ponga al día con sus sentimientos. Si aún se siente fuera de control cuando llegue a diez, comience a contar nuevamente.

Hazte un chequeo de realidad

Cuando empieces a enojarte por algo, tómate un momento para pensar en la situación. Pregúntese:

  • ¿Qué tan importante es en el gran esquema de las cosas?
  • ¿Realmente vale la pena enojarse por eso?
  • ¿Vale la pena arruinar el resto de mi día?
  • ¿Es mi respuesta apropiada a la situación?
  • ¿Hay algo que pueda hacer al respecto?
  • ¿Vale la pena tomar medidas?

Consejo 5: Encuentra formas más saludables de expresar tu enojo

Si ha decidido que vale la pena enojarse con la situación y hay algo que puede hacer para mejorarla, la clave es expresar sus sentimientos de una manera saludable. Aprendiendo cómo resolver conflictos en un positivo te ayudará a fortalecer tus relaciones en lugar de dañarlas.

Siempre pelea justo Está bien enojarse con alguien, pero si no peleas de manera justa, la relación se romperá rápidamente. Fighting Fair te permite expresar tus propias necesidades sin dejar de respetar a los demás.

Haga de la relación su prioridad . Mantener y fortalecer la relación, en lugar de “ganar” el argumento, siempre debe ser su primera prioridad. Respeta a la otra persona y su punto de vista.

Concéntrese en el presente . Una vez que está a punto de discutir, es fácil comenzar a arrojar quejas anteriores a la mezcla. En lugar de mirar al pasado y asignarle la culpa, concéntrese en lo que puede hacer en el presente para resolver el problema.

Estar dispuesto a perdonar . Resolver conflictos es imposible si no quiere o no puede perdonar. La resolución radica en liberar el impulso de castigar, que nunca puede compensar nuestras pérdidas y solo se suma a nuestra lesión al agotar y agotar nuestras vidas.

Tome cinco si las cosas se calientan demasiado . Si su ira comienza a descontrolarse, retírese de la situación durante unos minutos o durante el tiempo que le tome calmarse

Sepa cuándo dejar ir algo . Si no puede llegar a un acuerdo, acepte estar en desacuerdo. Se necesitan dos personas para mantener una discusión. Si un conflicto no va a ninguna parte, puede optar por desconectarse y seguir adelante.

Consejo 6: Mantén la calma cuidándote

Cuidar de su bienestar mental y físico general puede ayudar a aliviar la tensión y difuminar los problemas de ira.

Manejar el estrés Si sus niveles de estrés están por las nubes, es más probable que tenga dificultades para controlar su temperamento. Intenta practicando técnicas de relajación como meditación de atención plena, relajación muscular progresiva o respiración profunda. Te sentirás más tranquilo y más en control de tus emociones.

Hable con alguien de su confianza . Nada alivia el estrés de manera más efectiva que conversar cara a cara con un amigo o ser querido. La persona no tiene que proporcionar respuestas, solo necesita ser un buen oyente. Pero hablar sobre sus sentimientos y buscar una perspectiva diferente de una situación no es lo mismo que desahogarse. Simplemente desahogar tu ira hacia alguien solo alimentará tu temperamento y reforzará tu problema de ira.

Dormir lo suficiente La falta de sueño puede exacerbar los pensamientos negativos y hacerte sentir agitado y de mal genio. Trate de obtener de siete a nueve horas de sueño de buena calidad .

Hacer ejercicio regularmente. Es una manera efectiva de quemar la tensión y aliviar el estrés, y puede dejarlo sentirse más relajado y positivo durante todo el día. Apunte al menos por 30 minutos en la mayoría de los días, divididos en períodos más cortos si eso es más fácil.

Sea inteligente sobre el alcohol y las drogas . Disminuyen tus inhibiciones y pueden hacer aún más difícil controlar tu ira. Incluso consumiendo demasiado la cafeína puede hacerlo más irritable y propenso a la ira.

Consejo 7: Usa el humor para aliviar la tensión

Cuando las cosas se ponen tensas, humor y alegría puede ayudarlo a aligerar el estado de ánimo, suavizar las diferencias, replantear problemas y mantener las cosas en perspectiva. Cuando sientas que te enojas en una situación, intenta usar un poco de humor alegre. Puede permitirle expresar su punto de vista sin levantar las defensas de la otra persona ni herir sus sentimientos.

Sin embargo, es importante que te rías con la otra persona, no con ellos. Evita el sarcasmo, el humor mezquino. En caso de duda, comience usando un humor autocrítico. Todos amamos a las personas que pueden burlarse suavemente de sus propias fallas. Después de todo, todos tenemos fallas y todos cometemos errores. Entonces, si ha cometido un error en el trabajo o acaba de derramar café sobre usted mismo, en lugar de enojarse o pelear, intente hacer una broma al respecto. Incluso si el chiste se cae o sale mal, la única persona que corre el riesgo de ofender es usted mismo

Cuando el humor y el juego se usan para reducir la tensión y la ira, un conflicto potencial puede incluso convertirse en una oportunidad para una mayor conexión e intimidad.

Consejo 8: Reconozca si necesita ayuda profesional

Si, a pesar de poner en práctica estas técnicas previas de manejo de la ira, su ira aún está fuera de control, o si está teniendo problemas con la ley o lastimando a otros, necesita más ayuda.

Clases de manejo de la ira te permite conocer a otros que enfrentan las mismas dificultades y aprender consejos y técnicas para controlar tu ira.

Terapia , ya sea grupal o individual, puede ser una excelente manera de explorar las razones detrás de su enojo e identificar los desencadenantes. Terapia también puede proporcionar un lugar seguro para practicar nuevas habilidades para expresar ira.

La ira no es el verdadero problema en un abuso relación

A pesar de lo que muchos creen, violencia doméstica y abuso no ocurre debido a la pérdida de control del abusador sobre su temperamento. Más bien, es una elección deliberada controlar a otra persona. Si eres abusivo con tu cónyuge o pareja, debes saber que necesitas un tratamiento especializado, no clases regulares de manejo de la ira.

Autores: Jeanne Segal, Ph.D. y Melinda Smith, MA Última actualización: julio 2019.