tratamiento-y-recuperacion-del-trastorno-alimentario-–-helpguide.org

¿Listo para comenzar la recuperación de la anorexia o la bulimia? Estos consejos pueden ayudarlo a superar un trastorno alimentario y desarrollar una verdadera confianza en sí mismo.

¿Cómo comienzo la recuperación de un trastorno alimentario?

Las voces internas de anorexia y bulimia susurran que nunca serás feliz hasta que pierdas peso, que tu valor se mide por tu aspecto. Pero la verdad es que la felicidad y la autoestima provienen de amarte a ti mismo por lo que realmente eres, y eso solo es posible con la recuperación.

El camino hacia la recuperación de un trastorno alimentario comienza con admitir que tiene un problema. Esta admisión puede ser difícil, especialmente si todavía te aferras a la creencia, incluso en el fondo de tu mente, de que la pérdida de peso es la clave de tu felicidad, confianza y éxito. Incluso cuando finalmente comprenda que esto no es cierto, los viejos hábitos aún son difíciles de romper.

La buena noticia es que los comportamientos que has aprendido también pueden ser ignorados. Así como cualquiera puede desarrollar un trastorno alimentario, también cualquiera puede mejorar. Sin embargo, superar un trastorno alimentario es más que renunciar a conductas alimenticias poco saludables. También se trata de aprender nuevas formas de lidiar con el dolor emocional y redescubrir quién eres más allá de tus hábitos alimenticios, peso e imagen corporal.

La verdadera recuperación de un trastorno alimentario implica aprender a:

  • Escucha tus sentimientos.
  • Escucha a tu cuerpo.
  • Aceptate a ti mismo.
  • Ámate a tí mismo.

Esto puede parecer mucho para abordar, pero solo recuerda que no estás solo. La ayuda está disponible y la recuperación está a su alcance. Con el apoyo y la orientación adecuados, puede liberarse del patrón destructivo de su trastorno alimentario, recuperar su salud y encontrar nuevamente la alegría en la vida.

Solicite ayuda

Una vez que haya decidido hacer un cambio, abrirse sobre el problema es un paso importante en el camino hacia la recuperación. Puede ser aterrador o vergonzoso buscar ayuda para un trastorno alimentario, por lo que es importante elegir a alguien que lo apoye y realmente lo escuche sin juzgarlo o rechazarlo. Esto podría ser un amigo cercano o un miembro de la familia o un líder juvenil, maestro o consejero escolar en el que confía. O puede estar más cómodo confiando en un terapeuta o médico.

Elija la hora y el lugar correctos. No existen reglas estrictas para informarle a alguien sobre su trastorno alimentario. Pero tenga en cuenta la elección del momento y el lugar correctos, idealmente en un lugar privado donde no sea apresurado ni interrumpido.

Iniciando la conversación. Esta puede ser la parte más difícil. Una forma de comenzar es simplemente diciendo: “Tengo algo importante que decirte. Es difícil para mí hablar de esto, por lo que significaría mucho si fuera paciente y me escuchara ”. A partir de ahí, es posible que desee hablar sobre cuándo comenzó su trastorno alimentario, los sentimientos, pensamientos y comportamientos involucrados y cómo te ha afectado el trastorno.

Se paciente. Su amigo o familiar tendrá su propia reacción emocional al enterarse de su trastorno alimentario. Pueden sentirse conmocionados, indefensos, confundidos, tristes o incluso enojados. Es posible que no sepan cómo responderle o ayudarlo. Dales tiempo para digerir lo que les estás diciendo. También es importante educarlos sobre su trastorno alimentario específico.

Sea específico sobre cómo la persona puede apoyarlo mejor. Por ejemplo, es posible que desee que lo ayuden a encontrar tratamiento, que lo acompañen a ver a un médico, que se comuniquen regularmente con usted sobre cómo sentimiento, o encontrar alguna otra forma de apoyar su recuperación (sin convertirse en la policía de alimentos).

Grupos de apoyo para trastornos alimenticios

Si bien la familia y los amigos pueden ser de gran ayuda para brindar apoyo, es posible que también desee unirse a un grupo de apoyo para el trastorno alimentario. Proporcionan un entorno seguro donde puede hablar libremente sobre su trastorno alimentario y obtener asesoramiento y apoyo de personas que saben por lo que está pasando.

Hay muchos tipos de grupos de apoyo para el trastorno alimentario. Algunos son dirigidos por terapeutas profesionales, mientras que otros son moderados por voluntarios capacitados o personas que se han recuperado de un trastorno alimentario. Puede encontrar grupos de apoyo, salas de chat y foros de anorexia y bulimia en línea. Estos pueden ser particularmente útiles si no está listo para buscar ayuda cara a cara o si no tiene un grupo de apoyo en su área.

Para obtener ayuda para encontrar un grupo de apoyo para el trastorno alimentario:

  • Pídale a su médico o terapeuta una referencia
  • Llame a hospitales y universidades locales
  • Llame a los centros y clínicas locales de trastornos alimentarios
  • Visite el centro de asesoramiento de su escuela
  • Llame a una línea de ayuda que figura en Dónde buscar sección de ayuda a continuación

Recibir tratamiento para un trastorno alimentario

Si bien hay una variedad de diferentes opciones de tratamiento disponibles para aquellos que luchan con trastornos alimenticios, es importante encontrar el tratamiento, o combinación de tratamientos, que funcione mejor para usted.

El tratamiento eficaz debe abordar más que solo sus síntomas y hábitos alimenticios destructivos. También debe abordar las causas profundas del problema: los desencadenantes emocionales que conducen a una alimentación desordenada y su dificultad para lidiar con el estrés, la ansiedad, el miedo, la tristeza u otras emociones incómodas.

Paso 1: Reúna a su equipo de tratamiento

Debido a que los trastornos alimentarios tienen graves consecuencias emocionales, médicas y nutricionales, es importante contar con un equipo de profesionales que puedan abordar todos los aspectos de su problema. Mientras busca, concéntrese en encontrar el ajuste adecuado: profesionales que lo hagan sentir cómodo, aceptado y seguro.

Para encontrar un especialista en tratamiento de trastornos alimentarios en su área:

  • Solicite una referencia a su médico de atención primaria
  • Consulte con sus hospitales o centros médicos locales
  • Pregúntele a su consejero escolar o enfermera
  • Llame a una línea de ayuda que figura en la sección Recursos a continuación

Paso 2: abordar el estado problemas

Los trastornos alimentarios pueden ser mortales, y no solo si tiene un peso extremadamente bajo. Su salud puede estar en peligro, incluso si solo ocasionalmente ayuna, se atraganta o purga, por lo que es importante obtener una evaluación médica completa. Si la evaluación revela problemas de salud, deben tener prioridad. Nada es más importante que tu bienestar. Si sufre algún problema que ponga en peligro la vida, es posible que deba ser hospitalizado para mantenerse a salvo.

Paso 3: Haga un plan de tratamiento a largo plazo

Una vez que sus problemas de salud están bajo control, usted y su equipo de tratamiento pueden trabajar en un plan de recuperación a largo plazo. Su plan de tratamiento puede incluir:

Terapia individual o grupal. La terapia puede ayudarlo a explorar los problemas subyacentes a su trastorno alimentario, mejorar su autoestima y aprender formas saludables de responder al estrés y al dolor emocional. Los diferentes terapeutas tienen diferentes métodos, por lo que es importante discutir con ellos sus objetivos en el trabajo hacia la recuperación.

Terapia familiar. La terapia familiar puede ayudarlo a usted y a los miembros de su familia a explorar cómo el trastorno alimentario está afectando sus relaciones y cómo diversas dinámicas familiares pueden estar contribuyendo al problema o impidiendo la recuperación. Juntos, trabajarán para mejorar la comunicación, el respeto y el apoyo.

Asesoramiento nutricional. El objetivo de un nutricionista o dietista es ayudarlo a incorporar comportamientos alimenticios saludables en su vida cotidiana. Un nutricionista no puede cambiar sus hábitos de la noche a la mañana, pero durante un período de tiempo puede aprender a desarrollar una relación más saludable con los alimentos.

Monitoreo médico. A menudo, el tratamiento incluirá un control periódico por parte de un médico para asegurarse de que su salud no esté en peligro. Esto puede incluir pesajes regulares, análisis de sangre y otros exámenes de salud.

Tratamiento residencial. En casos excepcionales, es posible que necesite más asistencia de la que se puede proporcionar de forma ambulatoria. Los programas de tratamiento residencial ofrecen atención y monitoreo las 24 horas para que vuelva a la normalidad. El objetivo es mantenerlo lo suficientemente estable como para continuar el tratamiento en el hogar.

Paso 4: Aprenda estrategias de autoayuda

Si bien es importante buscar ayuda profesional, no subestimes tu propio papel en la recuperación. Cuanto más motivado esté para entender por qué desarrolló un trastorno alimentario y para aprender habilidades de afrontamiento más saludables, más rápido verá el cambio y la curación. Los siguientes consejos pueden ayudar:

Consejo de autoayuda 1: aprenda formas más saludables de lidiar con el dolor emocional

Puede parecer que los trastornos alimentarios tienen que ver con la comida; después de todo, sus reglas y temores sobre la dieta y el peso se han apoderado de su vida. Pero la comida en sí no es el verdadero problema. La alimentación desordenada es un mecanismo de afrontamiento para el estrés u otras emociones desagradables. Puede rechazar los alimentos para sentirse en control, comer en exceso o purgarse para castigarse, por ejemplo. Pero sea lo que sea que su trastorno alimentario satisfaga en su vida, puede aprender formas más saludables de lidiar con las emociones negativas. y lidiar con los desafíos de la vida.

El primer paso es descubrir lo que realmente está sucediendo dentro. ¿Estás molesto por algo? ¿Deprimido? ¿Estresado? ¿Solitario? ¿Hay un sentimiento intenso que estás tratando de evitar? ¿Estás comiendo para calmarte, consolarte o aliviar el aburrimiento? Una vez que identifique la emoción que está experimentando, puede elegir una alternativa positiva para morirse de hambre o emborracharse.

Aquí hay algunas sugerencias para comenzar:

  • Llamar a un amigo
  • Escuchar música
  • Juega con una mascota
  • Lee un buen libro
  • Dar un paseo
  • Escribir en un diario
  • Ir al cine
  • Salir a la naturaleza
  • Juega un juego favorito
  • Haz algo útil para otra persona
Hacer frente a la anorexia y la bulimia: lo que se debe y no se debe hacer
Hacer…
  • permítete ser vulnerable con las personas en las que confías
  • experimenta plenamente cada emoción
  • sé abierto y acepta todas tus emociones
  • usa a las personas para consolarte cuando te sientas mal, en lugar de enfocarte en la comida
  • deja que tus emociones vayan y vengan como quieran, sin miedo
No …
  • finge que no sientes nada cuando lo haces
  • deja que las personas te avergüencen o humillen por tener o expresar sentimientos
  • evita los sentimientos porque te hacen sentir incómodo
  • preocúpate por tus sentimientos que te hacen desmoronarse
  • concéntrate en la comida cuando experimentas una emoción dolorosa
Adaptado de: El Libro de trabajo de alimentos y sentimientos , por Karin R. Koeing, Gurze Books

Consejo 2: Desarrollar una relación equilibrada con los alimentos

Aunque la comida en sí no es el problema, desarrollar una relación más saludable con ella es esencial para su recuperación. La mayoría de las personas con trastornos alimentarios luchan con problemas de control cuando se trata de alimentos, a menudo fluctuando entre reglas estrictas y el caos. El objetivo es encontrar un equilibrio.

Suelta las reglas rígidas de alimentación. Reglas estrictas sobre los trastornos alimenticios y alimentarios, por lo que es importante reemplazarlos por otros más saludables. Por ejemplo, si tiene una regla que prohíbe todos los postres, cámbiela a una directriz menos rígida como “No comeré postre todos los días”. No aumentará de peso disfrutando de un helado o galleta ocasional.

No haga dieta. Cuanto más restrinja la comida, es más probable que se preocupe e incluso se obsesione con ella. Entonces, en lugar de concentrarse en lo que “no debe” comer, concéntrese en alimentos nutritivos que lo energizarán y fortalecerán su cuerpo. Piense en la comida como combustible para su cuerpo. Tu cuerpo sabe cuando el tanque está bajo, así que escúchalo. Come cuando realmente tengas hambre, luego detente cuando estés lleno.

Siga un horario regular de comidas. Puede estar acostumbrado a saltear comidas o ayunar durante largos períodos. Pero cuando te mueres de hambre, la comida se convierte en todo lo que piensas. Para evitar esta preocupación, trate de comer cada tres horas. ¡Planifique con anticipación las comidas y los refrigerios, y no se salte!

Aprende a escuchar a tu cuerpo. Si tiene un trastorno alimentario, ha aprendido a ignorar las señales de hambre y saciedad de su cuerpo. Puede que ni siquiera los reconozca más. El objetivo es volver a ponerse en contacto con estas señales internas, para que pueda comer según sus necesidades fisiológicas, no sus emociones.

Consejo 3: Aprende a aceptarte y amarte a ti mismo como eres

Cuando basas tu autoestima solo en la apariencia física, estás ignorando todas las otras cualidades, logros y habilidades que te hacen hermosa. Piensa en tus amigos y familiares. ¿Te aman por la forma en que te ves o quién eres? Lo más probable es que su apariencia ocupa un lugar bajo en la lista de lo que aman de usted, y probablemente sienta lo mismo por ellos. Entonces, ¿por qué encabeza su propia lista?

Poner demasiada importancia en su aspecto conduce a una baja autoestima e inseguridad. Pero puedes aprender a verte a ti mismo de una manera positiva y equilibrada:

Haz una lista de tus cualidades positivas. Piensa en todas las cosas que te gustan de ti. ¿Eres inteligente? ¿Tipo? ¿Creativo? ¿Leal? ¿Gracioso? ¿Cuáles dirían los demás que son tus buenas cualidades? Incluya sus talentos, habilidades y logros. Además, piense en las cualidades negativas que NO tiene.

Detener la comprobación del cuerpo. Pellizcarse por la gordura, pesarse continuamente o probarse ropa demasiado pequeña solo aumenta una vista negativa de sí mismo y le da una imagen distorsionada de cómo se ve realmente. Todos somos muy malos para detectar cambios visuales en nosotros mismos. Tu objetivo en este momento es aprender a aceptarte a ti mismo, y eso no debería depender de un número en la escala o de un defecto percibido que creas que ves en el espejo.

Evite “hablar gordo” Es algo en lo que muchos de nosotros participamos sin siquiera darnos cuenta. Tal vez hacemos bromas autocríticas sobre nuestra apariencia, criticamos a una celebridad por aumentar algunas libras, o cuando saludamos a los amigos, nos centramos en cómo se ven: su nuevo atuendo o su físico recién tonificado, por ejemplo. Pero centrarse en la apariencia, la nuestra o la de los demás, solo genera sentimientos de insatisfacción corporal. En lugar de decirle a los demás: “¡Te ves genial!”, Trata de concentrarte en algo que no sea la apariencia, como “¡Pareces realmente feliz!” Y evita pasar tiempo con las personas que intentan juzgar a los demás por su aspecto.

Desafía el diálogo interno negativo. Todos tenemos pensamientos negativos sobre nuestra apariencia de vez en cuando. Lo importante es no basar tu autoestima en estos pensamientos. En cambio, cuando te encuentres siendo autocrítico o pesimista, detente y desafiar el pensamiento negativo . Pregúntese qué evidencia tiene para apoyar la idea. ¿Cuál es la evidencia en su contra? Solo porque creas algo, no significa que sea verdad.

Consejos para mejorar su imagen corporal

Vístase para usted, no para los demás. Deberías sentirte bien con lo que vistes. Elige ropa que exprese tu personalidad y te haga sentir cómodo y seguro.

Deja de compararte con otros. Incluso las personas sin un trastorno alimentario experimentan sentimientos de ansiedad e inferioridad cuando se comparan con otros en las redes sociales. Las personas exageran los aspectos positivos de sus vidas en Facebook, Instagram y similares, ignorando sus defectos y las dudas y decepciones que todos experimentamos. Si es necesario, toma un descanso de las redes sociales y tira las revistas de moda. Incluso cuando te das cuenta de que las imágenes son pura fantasía de Photoshop, aún pueden provocar sentimientos de inseguridad. Manténgase alejado hasta que esté seguro de que no van a socavar su autoaceptación.

Mima tu cuerpo. En lugar de tratar a tu cuerpo como el enemigo, míralo como algo precioso. Mímese con un masaje, manicura, tratamiento facial, un baño a la luz de las velas o una loción o perfume perfumado que lo haga feliz.

Mantenerse activo. Si bien es importante no exagerar con el ejercicio, mantenerse activo es bueno tanto para su bienestar mental como físico. La clave es diferenciar entre el ejercicio compulsivo, que es basado en reglas, centrado en el peso y rígido, y el ejercicio saludable que es libre de reglas, divertido y flexible. Concéntrese en las actividades que disfruta y hágalas porque mejoran su estado de ánimo, no porque puedan cambiar su aspecto. Las actividades al aire libre pueden ser especialmente buenas para aumentar su sensación de bienestar.

Consejo 4: evitar recaídas

El trabajo de recuperación del trastorno alimentario no termina una vez que ha adoptado hábitos más saludables. Es importante tomar medidas para mantener su progreso y evitar recaídas.

Desarrolle un sistema de apoyo sólido. Rodéate de personas que te apoyen y quieran verte sano y feliz. Evite a las personas que agotan su energía, alienten conductas alimentarias desordenadas o lo hagan sentir mal consigo mismo.

Identifica tus “disparadores”. ¿Es más probable que vuelva a sus viejos comportamientos destructivos durante las vacaciones, la semana de exámenes o la temporada de trajes de baño? ¿O es probable que las dificultades en el trabajo o en su relación desencadenen sus hábitos alimenticios desordenados? Sepa cuáles son sus primeros signos de advertencia y tenga un plan para tratarlos, como ir a la terapia con más frecuencia o pedir ayuda adicional de familiares y amigos.

Evite los sitios web pro-ana y pro-mia. No visite sitios web que promuevan o glorifiquen la anorexia y la bulimia. Estos sitios son administrados por personas que quieren excusas para continuar por su camino destructivo. El “soporte” que ofrecen es peligroso y solo obstaculizará su recuperación.

Mantén un diario. Escribir en un diario puede ayudarlo a controlar sus pensamientos, emociones y comportamientos. Si nota que está volviendo a caer en patrones negativos, tome medidas de inmediato.

Cumpla con su plan de tratamiento del trastorno alimentario. No descuide la terapia u otros componentes de su tratamiento, incluso si lo está haciendo mejor. Siga las recomendaciones de su equipo de tratamiento.

Llena tu vida de actividades positivas. Tómese el tiempo para actividades que le brinden alegría y satisfacción. Pruebe algo que siempre ha querido hacer, desarrolle una nueva habilidad, elija un pasatiempo divertido o voluntario en su comunidad . Cuanto más gratificante sea tu vida, menos deseo tendrás de concentrarte en la comida y el peso.

Si caes, no te golpees. La recuperación es un proceso, y eso a menudo implica contratiempos. No permita que los sentimientos de culpa o vergüenza afecten su recuperación, pero piense en cómo manejará la misma situación la próxima vez. Recuerde: un breve lapso no tiene que convertirse en una recaída en toda regla.

Autores: Melinda Smith, MA, Lawrence Robinson y Jeanne Segal, Ph.D. Última actualización: junio 2019.